Cinco consejos imprescindibles para que tu ducha sea más agradable

Five Essential Tips to Ensure a Better Shower Experience

Todos los adultos creen que saben cómo ducharse. Después de todo, es uno de los momentos más relajantes después de un largo día. Pocas cosas pueden salir mal con una tarea que ha estado haciendo durante años.

Sin embargo, es posible que se sorprenda de que puede mejorar su experiencia en la ducha con algunos ajustes. Por supuesto, estas razones están respaldadas por dermatólogos y otros expertos en la materia para asegurar que ducharse sea más que una simple tarea.

La ducha de todos es diferente. No tiene por qué ser una tarea aburrida cuando te paras bajo el agua que cae y lees el reverso de una botella de champú. En cambio, cada ducha debe ser una experiencia que lo alivie del estrés y la ansiedad.

Llevemos el juego de la ducha al siguiente nivel. Estos son algunos consejos para que su experiencia en la ducha sea aún mejor.

1. Elige la temperatura adecuada

La temperatura ideal de la ducha es diferente para todos. A algunas personas les gusta una ducha de agua hirviendo para calmarse, mientras que otras prefieren una ducha helada para sentirse refrescados y listos para el día. Sin embargo, todos pueden estar de acuerdo en que los extremos nunca son una buena idea.

Puede elegir el medio dorado y obtener ayuda de plomero si te encuentras con problemas en el camino. Cuando el agua se regula a la temperatura ideal, asegura que su cuerpo y cabello no se despojen de sus aceites naturales y su humedad.

Si el clima es más frío, puede cambiar al lado más cálido. El agua un poco más tibia puede permitir que se abran los poros y las cutículas de la piel y el cabello. De esta manera, los ingredientes de su champú y jabón podrán limpiar el área deseada a fondo y con menos esfuerzo.

Muchos expertos recomiendan que la temperatura ideal del agua de la ducha esté entre 98º y 105º F. Si tienes alguna afección en la piel o el cabello, también puedes consultar con tus dermatólogos y profesionales del cuidado de la piel para que te recomienden la temperatura correcta.

2. Limita tu tiempo

Todo el mundo conoce al menos una persona que se ducha para siempre y otras que pueden irse en un abrir y cerrar de ojos. Todo depende de sus preferencias. Cuando tiene prisa por ducharse, es posible que no tenga suficiente tiempo para limpiar su cuerpo a fondo.

Del mismo modo, si pasa demasiado tiempo en la ducha, puede provocar una piel seca y escamosa. Como se mencionó anteriormente, los extremos nunca son un buen lugar. Siempre quieres encontrar el punto óptimo que sea perfecto para tu cuerpo y tus necesidades.

El tiempo que pasas en la ducha no equivale a tu relajación o limpieza. Es posible que se sienta más tranquilo si practicar la atención plena en lugar de. Este es el momento perfecto para practicar la respiración profunda y estar a solas contigo mismo”.

Según expertos de todo el mundo, una ducha diaria debería estar en la categoría de cinco a quince minutos. Entonces, la próxima vez que te duches, puedes usar un cronómetro para contar el tiempo hasta que algo entre en tu rutina diaria.

MIRA TAMBIÉN |  Cómo sustituir fácilmente un plato de ducha sin quitar los azulejos de debajo

3. Elige los productos adecuados

Todos tienen su propio tipo de piel y cabello. Es imposible crear un producto universal y decir que es útil para todos. Cada persona tiene necesidades diferentes. Es por eso que hay tantos productos para la piel recomendados por expertos para necesidades individuales.

Es mejor para su cuerpo enumerar todos sus problemas. Desde la sequedad hasta la piel desigual y el enrojecimiento, puede encontrar los productos adecuados con buenas críticas en línea o elegir un producto para el cuidado de la piel.

Los trabajadores de las tiendas de productos para el cuidado de la piel atienden a los clientes todos los días y no deberían tener problemas para indicarles los productos adecuados. No dude en hacer cualquier pregunta, compartir sus inquietudes y explorar opciones para el producto adecuado.

Cuando se trata de cabello, encontrar el producto adecuado es relativamente más fácil. Debes recordar un consejo. Elija siempre productos que no contengan SLS, parabenos o alcohol. Estos ingredientes pueden irritar el cuero cabelludo y resecar el cabello.

Como resultado, tu cabello experimentará más roturas y frizz. También puede provocar un crecimiento más lento del cabello y daños en el cuero cabelludo. Por lo tanto, trate de elegir productos que no contengan ingredientes, sabores y colorantes nocivos.

4. Deshazte de la toallita

Millones de personas en todo el mundo usan la toallita todos los días para enjabonarse y limpiar sus cuerpos. Te sorprenderá saber que, en lugar de limpiar tu cuerpo, una toallita puede exponer tu piel a más bacterias dañinas. No olvide que las toallitas también son dañinas para el medio ambiente y es posible que nunca se descompongan.

Por lo tanto, siempre es mejor cambiar a una toallita natural o esponja vegetal. Estos productos pueden hacer el mismo trabajo por usted sin el mayor riesgo de crecimiento bacteriano. Además, también pueden degradarse con el tiempo, lo que los hace respetuosos con el medio ambiente.

También puede considerar usar los brazos para levantarse más tarde. Si cuidas bien tu cuerpo y usas los productos adecuados, hará el trabajo.

5. Ve paso a paso

Todo el mundo sigue el régimen de la ducha. A algunas personas les gusta comenzar lavándose la cara. Otros prefieren empezar enjabonando el cuerpo. Puedes pensar que no importa cómo empieces, pero créelo; puede hacer una gran diferencia.

Lo primero que puedes hacer es lavar tu cabello y luego aplicar acondicionador. Muchas personas enjuagan el acondicionador inmediatamente después de la aplicación, como un champú, pero debes dejar que el acondicionador penetre para suavizar las puntas. Después de eso, puedes enjabonar y enjabonar la piel.

Asegúrate de lavarte la cara al final después de enjuagar el champú y el acondicionador. Esta práctica asegura que no se deslicen comedones o poros obstruidos de su cabello a su cara y causen problemas.

Después de la ducha, séquese la cara con palmaditas y recuerde hidratar la cara y el cuerpo mojados para obtener los mejores resultados. No cepilles el cabello mojado ya que esto puede provocar roturas y encrespamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *